• javiercastellano8

Abre tu hogar al color de Sirag

Siria Ronderos es una artista asturiana que vive en Madrid desde hace 20 años, ciudad en la que se licenció en Derecho y donde ha formado una familia, a la que dedica todo su tiempo... junto con su gran pasión, que es la pintura. Su nombre artístico es SIRAG, y hemos querido acercarnos a la exposición -su primera individual- que permanece abierta hasta el 12 de diciembre en la calle Salustiano Olazaga, 5 (Madrid), muy cerca de la Puerta de Alcalá.


Sirag pinta desde que era pequeña. Empezó trabajando desde una perspectiva realista, pero en 2007 cambió al abstracto. Mucha textura e infinitas tonalidades en azul que recuerdan el mar que la vio crecer. Turquesas y verdes que quedaron grabados en su retina en cada uno de sus viajes... En sus cuadros encontramos diferentes técnicas, pigmentos y matices, con los que consigue transmitir la fuerza, el carácter y la sensibilidad que la definen. Te invitamos a dejarte seducir por las obras de esta mujer vital, que ya ha expuesto en Marbella, París, Londres...


La directora de Relaciones Institucionales de Gilmar, Rocío Gil Oset (drcha.), junto a SIRAG


Pintas desde que eras muy pequeña ¿Cuál es el primer cuadro que recuerdas que pintaste?

Sí, así es, llevo pintando desde que era pequeña, en mi familia también pintaban; me encantaba hacer bosques y mares y lo que siempre cuento es que una vez me quedé sin lienzos y pinté detrás de la puerta de la despensa de mi casa, directamente en la pared, ¡mi primer fresco! una almoneda preciosa que ahí sigue.


Del realismo al abstracto, ¿cómo es ese ‘salto’? ¿Lo consideras evolución o experimentación?

Las dos cosas. Después de llevar toda la vida pintando realismo, con mucha concentración y detalle, me cambié al abstracto hace 16 años de la forma más tonta. Cuando nos mudamos de casa me di cuenta de que lo que pintaba no me gustaba para colgar en mis paredes y empezamos a ir a galerías a buscar cuadros modernos. Sin embargo, lo que veía no me convencía nada, porque no me pegaba con la decoración de mi casa y le dije a mi marido: "Creo que yo puedo hacerlo", y así empecé. Hice todos los cuadros para mi casa, y después empecé a hacerlos para mi familia, para mis amigas...


Inspiración...

La inspiración es desbordante. Es verdadera obsesión porque en todo en la vida veo cuadros, en especial en tres cosas: en manchas de suelos de piedra y mármol; los colores del mar y de atolones y las maravillosas puestas de sol, todos esos colores se clavan en mi retina. Y como curiosidad te diré aún no me he atrevido a pintar puestas de sol, y me apasionan. Creo que son muy difíciles no de pintar, pero sí tal vez de entender.


Fotografías de Esther Gamero.


Una de las preguntas obligadas es pedirte que intentes describir tu pintura.

Mi obra es rica en pintura porque mi técnica es muy básica, trabajo muchas capas de pintura hasta que consigo algo que me hace sentir bien, es como una obsesión por lograr una compensación de manchas, tratar de conseguir diferentes texturas y que sean estas las que expresen la fuerza y sensibilidad que intento transmitir. Todo lo aprendido en la vida aporta y suma, el hecho de haber trabajado realismo anteriormente hace que me resulte divertido conseguir determinados efectos.


Del mismo modo que un escritor se enfrenta a su primera página en blanco, tú también pasas por ese momento de mirar un lienzo en blanco. Cuéntanos cómo es el proceso de decidir, incluso, el tamaño de cada lienzo ¿Visualizas primero el cuadro y decides entonces el tamaño? O el cuadro se va creando en función del lienzo elegido en un principio…

Yo creo que esta respuesta pensarán que no es cierta pero es la verdad: casi nunca sé lo que voy a pintar... y si lo sé, al final nunca sale lo que tenía pensado. Ese momento de poner el lienzo delante y pensar: "¡Empezamos! A ver qué consigo de ti" es una sensación mágica. Le dediqué hasta unas reflexiones hace poco a ese lienzo en blanco. Resumiendo eran, "ten la paciencia que yo no tengo y espera, sin mirar, sin saber, si pensar. Intentaré hacer de ti mi mejor obra".


¿Y el precio? Es pura curiosidad… ¿Cómo decides lo que vale un cuadro tuyo?

Depende no tanto del tiempo que le haya dedicado, sino de la dificultad que represente para mí y lo que haya de innovación en él. A veces salen cosas maravillosas; por eso trato de darle su valor.

Tengo también una línea fresh que es bastante económica, para que todo el mundo pueda tener acceso a la pintura. Son cuadros puramente decorativos pero únicos y acordes con el espacio. Cuadros de técnica más sencilla que cualquiera -si se pone- es capaz de hacerlos, pero es como el pan: mira que es fácil hacerlo y casi todo el mundo lo compra hecho…

Fotos: Esther Gamero.


Escondida en el anonimato hasta ahora, ¿por qué decides asomarte al mundo en un momento que no parece ser el mejor -en general- con todo lo que estamos viviendo?

Pues no fue ahora, me asomé al mundo justo hace un año porque mi familia y mis amigas me decían que tenía que hacer algo pero no sabía qué.... y sin decir nada a nadie, decidí crear una cuenta de Instagram y probar suerte, quise conocer si lo que yo hacía podía gustar a alguien que no fuera gente que me conoce y nunca me imaginé esta acogida, está siendo increíble, vaya mundo el de Instagram!! No sólo perdí ese miedo que me frenaba sino que además me llenó de seguridad y es una alegría el feedback de compañeros del mundo del arte y de la gente que te escribe cosas maravillosas de las emociones que les transmites. Y muy importante es todo lo que mueve en Instagram, gracias a ello, existes y así fue como me llamaron para exponer en Madrid, Paris, Londres, Marbella.


De momento, esta es tu primera exposición individual ¿Hasta cuándo podemos disfrutar de tus cuadros?

La pandemia me ha hecho refugiarme en la pintura y -tal vez- pensar en lo efímera que es la vida, en sacar fuera los miedos y en que podía intentar enseñar lo que hago sin más pretensiones. Ver mis cuadros colocados es un auténtico orgullo y me hace muy feliz. Además, el sitio es precioso y está muy cerca de la Puerta de Alcalá, una zona de paseo que se convierte en visita obligada, sobre todo después de tanto tiempo sin vernos y compartir. Estoy hasta el 12 de diciembre con mucha ilusión, mucho agradecimiento a la vida y a la gente que me quiere y que me anima tanto. Si no habéis venido aún, os espero. Con seguridad, podemos y debemos seguir disfrutando. Gracias.


Fotografías: Esther Gamero.

69 vistas0 comentarios

www.gilmar.es  | +34 900 121 900

© 2019 hecho con amor por y para los amantes del sector.  All rights reserved GILMAR Consulting Inmobiliario. 

Consulta nuestra política de privacidad.

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
  • White LinkedIn Icon
Logo Madrid Excelente Gilmar