VISTA DE ARTÍCULOS

Un blog es un lugar para conectar, compartir e inspirar. Por eso no verás publicidad ni ningún contenido adicional en nuestra "vista de artículos". 

Descansa en Paz, Gregorio

November 14, 2017

Con la muerte de Chiquito, desaparece el cómico que a los 62 años y gracias a la televisión se convirtió en todo un fenómeno sociológico. Se va el inventor de unos característicos y surrealistas lenguajes gestual y especialmente verbal que, pese a conseguir plena popularidad hace ya dos décadas, aún continúan vigentes en el imaginario de muchos españoles.

 

Hijo predilecto de Málaga, título que se le concedió hace ahora un año, en los últimos tiempos vivía retirado de los escenarios, aunque había protagonizado algún anuncio. Gregorio Sánchez creó su apodo del populoso barrio malacitano donde nació un 28 de mayo de 1932, la Calzada de la Trinidad. Lo evidente de su estatura, añadido al hecho de que había comenzado a actuar a edad temprana, completó el nombre que lo haría universal. 

 

La suya fue una infancia dura, como la de todos los que lo rodeaban. Hijo de un electricista, era el segundo de tres hermanos. Con sólo ocho años, Gregorio ya se decantó por el cante y el baile flamencospara intentar salir de la miseria. En su adolescencia, formó parte de la compañía juvenil Capullitos Malagueños. Bajo la dirección de Luis Pérez de León, llegaría a actuar en el teatro Calderón de Madrid, cosechando su espectáculo buenas críticas. Con esta compañía, también pisaría los escenarios del Price y del teatro de la Latina.

 

A partir de ahí, Chiquito de la Calzada consiguió hacer del flamenco su modo de vida, aunque nunca llegaría al estrellato. En la década de los setenta, pasó dos años tocando las palmas y bailando en Japón. De vuelta a España, su fama se fue acrecentando, aunque en ambientes selectos. Antes de ser descubierto para la televisión no eran pocos los empresarios y potentados, primero malagueños y después ya de ámbito nacional, que lo convocaban para amenizar sus fiestas o convenciones. Además del cante y el baile, ya destacaba por tener una gracia con la que cautivaba a cualquiera de los asistentes, cuenta alguien que participó en alguna de ellas. El banquero Mario Conde era uno de los que más asiduamente lo llamaban.

 

Precisamente fue en uno de estos últimos eventos donde lo vería actuar el productor Tomás Summers, que preparaba ya para Antena3 el programa de chistes Genio y Figura. El fichaje fue de los que hacen época. Desde el principio las formas de Chiquito de la Calzada epataron a la audiencia y convirtieron al programa en un tremendo éxito de público. Y con sus saltos por el escenario y grititos,por la gloria de su madre, el humorista malagueño se erigió como santo y seña del espacio televisivo. Fue entonces cuando toda España conoció al «pecador de la pradera». El momento en que en todos fuimos «fistros», cualquier momento se aprovechaba para canturrear por los caballos que vienen de Bonanza, la exclamación de sorpresa favorita fue «jarl» y todas las despedidas se hacían diciéndole hasta luego a Lucas. Y «cuidadín» quien no lo hiciera. Corría el riesgo de ser definido como un «torpedo». 

 

El incuestionable tirón mediático que suponía hizo que rápidamente apareciera en numerosos anuncios de publicidad y también diera el salto al cine. Del director Álvaro Sáenz de Heredia protagonizó «Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera» y «Brácula, Condemor II», en las que compartía estrellato con Bigote Arrocet.

 

Algo más tarde, del mismo director, llegaría «Papá Piquillo», en la que interpretó a a un tierno abuelo gitano obligado a sacar dinero de donde no tenía para costear una intervención médica a uno de sus nietos. En todas esas películas, Chiquito hacía de Chiquito. 

 

 

Gregorio Sánchez contrajo matrimonio en 1950 con Josefa Gómez, «Pepita», una cordobesa que fue a verlo a una de sus actuaciones en la ciudad de la Mezquita y de la que nunca más se separó. Sin que tuvieran descendencia, fue el gran amor de su vida y la razón de su existencia más allá de la fama o el dinero que consiguió ganar con su sobrevenida fama. Chiquito de la Calzada nunca superó su muerte en 2012 por culpa de un fallo cardiaco. Desde entonces, solo en su piso del barrio malagueño de Huelin, esperaba que llegara el momento.

 

Gracias @FernandoDValle (ABC) por el fantástico resumen que honra la memoria de nuestro amigo Chiquito.

 

 

Descansa en paz, te llevaremos siempre en nuestro corazón.

 

 

Aquí os compartimos un documento histórico de la década de los 90' en el que nuestro Consejero, Jesús Gil, condecoró a Chiquito y a su mujer con el emblema de Estepona.

 

 

 

Inauguración de la Plaza Chiquito de la Calzada

 

 

Share
Tweet
LinkedME
Please reload

¡TU OPINIÓN NOS IMPORTA!

POSTS RELACIONADOS

Please reload

www.gilmar.es  | +34 900 121 900

© 2019 hecho con amor por y para los amantes del sector.  All rights reserved GILMAR Consulting Inmobiliario. 

Consulta nuestra política de privacidad.

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
  • White LinkedIn Icon
Logo Madrid Excelente Gilmar