VISTA DE ARTÍCULOS

Un blog es un lugar para conectar, compartir e inspirar. Por eso no verás publicidad ni ningún contenido adicional en nuestra "vista de artículos". 

¿Qué es la capacidad de endeudamiento para una hipoteca?

La capacidad de endeudamiento para una hipoteca es el porcentaje de los ingresos netos de un comprador que pueden destinarse al pago de su hipoteca, con sus correspondientes intereses, sin comprometer la seguridad económica del núcleo familiar.

La primera duda que nos surge cuando decidimos comprar un inmueble es si podremos o no asumir cada mes la cuota de la hipoteca como gasto fijo obligatorio. Éste será el gasto más importante de una persona o familia, o uno de los más importantes, haciendo que disminuya de forma notable su poder adquisitivo.

En líneas generales, la totalidad de cuotas mensuales destinadas a pagar una hipoteca y demás deudas no debería nunca sobrepasar el 40% de los ingresos netos mensuales del comprador. Por este motivo, la cuota de la hipoteca nunca debería llegar a ese 40% de los ingresos, ya que si en algún momento se necesitara un préstamo para cualquier otra cosa, no tendríamos margen de maniobra. Este mismo problema podría darse si los tipos de interés subieran o los gastos familiares aumentaran con respecto a los ingresos.

Por todos estos motivos, no se recomienda nunca que la cuota mensual de la hipoteca sobrepase el 30 o 35% de los ingresos netos mensuales del comprador. Además, los bancos no suelen aprobar hipotecas cuyas cuotas representan un porcentaje mayor. No obstante los porcentajes máximos recomendados de capacidad de endeudamiento varían en función de muchos parámetros, como por ejemplo el nivel de ingresos y las cargas familiares.

A la hora de solicitar una hipoteca es muy importante estar bien asesorados. Los consultores inmobiliarios de Gilmar pondrán a tu servicio una gran experiencia de más de 35 años en el sector y un amplio conocimiento para que tomes la decisión más acertada.

Tipos de gastos de una unidad familiar


El Banco de España recomienda que la deuda o endeudamiento que asuma un núcleo familiar no supere 35% de sus ingresos totales.

Los gastos de un núcleo familiar se pueden clasificar en tres grandes bloques:

  • Gastos esenciales: Suelen representar el 50% y cubren las necesidades básicas o esenciales como el gasto en comida, en transporte, gastos varios (ropa, ocio, deporte…..) y gastos varios de los hijos si los hubiera.

  • Endeudamiento: Recomendado el 35% - 40% como máximo. Son el conjunto de cuotas mensuales que hay que devolver por el dinero prestado por una entidad financiera.

  • Ahorro: Supone un 15-20% del gasto total. Siempre es conveniente destinar una parte de nuestros ingresos mensuales al ahorro ya que es importante tener un colchón financiero para poder hacer frente a imprevistos que surjan.

Cómo medir la capacidad de endeudamiento


Una vez que tenemos claros los conceptos anteriores podemos aprender cómo calcular nuestra capacidad de endeudamiento. Habitualmente y a la hora de solicitar una hipoteca, el comprador acude al banco sin previamente haber averiguado cuál es su capacidad de endeudamiento real. No hacen un estudio de cuáles son sus gastos mensuales ni lo que estos suponen frente a sus ingresos. De esta forma se arriesga a pedir el préstamo sin antes conocer qué parte de su presupuesto puede destinar al pago de la deuda y qué parte necesita para seguir cubriendo sus gastos cotidianos.

Antes de solicitar una hipoteca es básico conocer exactamente cuál es nuestra capacidad de endeudamiento, es decir, lo que realmente podemos pagar al mes. Este dato también es muy importante para el banco antes de desembolsar cualquier préstamo.

Para saber cuál es nuestra capacidad de endeudamiento tenemos que calcular cuáles son los ingresos mensuales, restarles los gastos fijos y multiplicar el resultado que obtengamos por 0.35 o 0,40. Bajo ningún concepto es recomendable exceder el 35 o 40% de los ingresos mensuales para cubrir cualquier tipo de préstamo bancario.

Entre los gastos fijos de una persona están el alquiler o crédito hipotecario, la alimentación, el transporte, la educación, etc. Además existen una serie de gastos variables que también pueden ser considerados, ya que habitualmente se producen, como son las vacaciones, el ocio o los regalos.

Para calcular la capacidad de endeudamiento para una hipoteca deberemos siempre seguir la regla del 35%-40%. De esta forma evitaremos soportar más deuda de la que podemos pagar. Como deuda incluimos los conceptos de hipoteca, pago de alquileres, créditos de tarjetas o préstamos personales de todo tipo.

¡TU OPINIÓN NOS IMPORTA!