VISTA DE ARTÍCULOS

Un blog es un lugar para conectar, compartir e inspirar. Por eso no verás publicidad ni ningún contenido adicional en nuestra "vista de artículos". 

IBI: todo lo que tienes que saber del impuesto sobre bienes inmuebles



El impuesto sobre bienes inmuebles popularmente conocido como IBI es un impuesto que grava el valor de los bienes inmuebles rústicos, urbanos y de características especiales pertenecientes a un término municipal. Por lo tanto, la primera nota de este impuesto es que se trata de un impuesto local, cuya gestión y recaudación corresponde a los ayuntamientos convirtiéndose en uno de sus principales ingresos. La regulación del mismo aparece en el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2004 de 5 de marzo.


Es un impuesto de naturaleza directa que se aplica sobre la riqueza patrimonial de los ciudadanos: una casa, un garaje, una finca rústica, un local…. Es directo por gravar un bien que es de nuestra propiedad, en contraposición con los impuestos indirectos que lo que penalizan es el gasto, como por ejemplo el IVA. Es un impuesto anual que debe abonarse periódicamente como veremos más adelante.


Las principales dudas que rodean a este impuesto son la determinación del valor de un inmueble, los plazos para el pago voluntario, quien está obligado a pagar en el caso de una compraventa y las bonificaciones o beneficios fiscales que rodean al mismo.


¿Cuál es el valor del inmueble y cuánto se tiene que pagar de IBI?


El valor catastral de las viviendas viene determinado por la Gerencia Territorial del Catastro de cada ayuntamiento. Por lo tanto, se puede consultar en la sede electrónica del catastro, o en un recibo anterior del IBI. El valor catastral de un inmueble incluye el valor del suelo más el valor de la edificación. Y no puede exceder del 50% del valor de mercado de una propiedad. Varios factores determinan el cálculo del valor catastral de un inmueble. Además del valor del suelo y el coste de la construcción, se tiene en cuenta la ubicación del inmueble, las dimensiones del mismo, la naturaleza rústica o urbana, el valor del metro cuadrado en la zona…etc.


El importe que hay que pagar en concepto de IBI es un porcentaje sobre el valor catastral del inmueble. Ese porcentaje lo fijan los ayuntamientos, de la misma manera suelen revisar el valor catastral de los inmuebles cada 10 años.


Para evitar las subidas muy pronunciadas, fruto de la amplitud de plazo en que se revisa el valor catastral, algunos consistorios lo que hacen es aplicar coeficientes reductores en el recibo del IBI, y así repartir el valor de la subida durante los 10 años siguientes de manera proporcional.


¿Cuándo y quién tiene que pagar el IBI?


El impuesto se devenga el 1 de enero de cada año, y el obligado al pago es el propietario a esa fecha, independientemente de si al día siguiente vendió el inmueble. Otra cosa es el contrato privado entre las partes que en ocasiones puede contener un acuerdo para repartirse el pago proporcionalmente. Habrá que estar atento a la publicidad del ayuntamiento ya que la recaudación y el pago del IBI deberá́ realizarse dentro de los plazos que se fijen cada año por el mismo.


Al ser un impuesto local, no existe una única normativa que fije los plazos y términos de liquidación del impuesto. Hay situaciones excepcionales y temporales que permiten fraccionamientos y pagos fuera del plazo voluntario y obligatorio. Por eso es conveniente consultar en la web del ayuntamiento cada año las condiciones particulares.


Bonificaciones habituales del impuesto de bienes inmuebles


Existen dos tipos de bonificaciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles. Las obligatorias que son aplicadas por todos los ayuntamientos como son:

· Bonificación entre el 50-90% de la cuota del IBI por 3 años antes del inicio de las obras de las empresas de urbanización, construcción y promoción inmobiliaria

· Bonificación del 50% de la cuota del IBI los tres primeros años para las viviendas de Viviendas de Protección Oficial (VPO).

· Bonificación del 95% de la cuota del IBI para los bienes rústicos de las cooperativas agrarias.


Las bonificaciones potestativas son parte de la capacidad dispositiva de los municipios. Pese a ser opcionales deben estar siempre reguladas de acuerdo a la Ley de Haciendas Locales y no sobrepasar los límites que ahí se fijan:

· Bonificación para familias numerosas de hasta un 90% de la cuota.

· Bonificación de hasta un 50 % de la cuota por la instalación de sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía solar.

· Bonificación de hasta un 95% a favor de inmuebles en los que se desarrollen actividades económicas que sean declaradas de especial interés o utilidad municipal.

· Bonificación de hasta un 50% para las Viviendas de Protección Oficial (VPO) pasados los tres primeros años.

· Bonificación de un 90% para determinados inmuebles de características especiales.


IBI - Exenciones


La Ley reguladora de las Haciendas locales también contempla los inmuebles exentos del IBI en su articulado:


· Los inmuebles que sean propiedad del Estado, de las CC.AA o de las Entidades locales.

· Los bienes comunales y los montes vecinales en mano común.

· Los de la Iglesia Católica y los de las asociaciones confesionales no católicas legalmente reconocidas.

· Los de la Cruz Roja Española.

· Embajadas, consulados y oficinas internacionales si hay reciprocidad.

· Montes poblados con especies de lento crecimiento.

· Terrenos ocupados por líneas de ferrocarril, estaciones, almacenes o servicios indispensables para la explotación de las líneas.

¡TU OPINIÓN NOS IMPORTA!